Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2012

Cremas con ¿qué?

Imagen
Hoy tuve un día eterno en la oficina. Uno de esos días, en los que las horas pasan despacio. Añoré mi cama toda la mañana. Para colmo, una llanta amaneció baja, así es que tuve que irme en bici al trabajo. Esto significó, que cuando por fin llegó la hora de salir, lejos de poder irme a la cama, tuve que pedalear de regreso a casa. Tres horas mas tarde, lo logré. Tampoco vivo tan lejos, pero eso de venirse en bici, ocasiona que se desvíe uno a los centros comerciales, a las tiendas del centro, a tomar café, etc.

En cuanto llegué me tiré al sofá, como era de esperarse. Me puse a leer un rato actualizaciones de Twitter, luego le tocó un rato a Facebook. Fue ahí, cuando vi que un amigo puso el link a un artículo que habla sobre los beneficios y usos que se le pueden dar al semen. Y se me quitó el poco sueño que me quedaba. Los usos que se le pueden dar al... ¿qué? Leo otra vez el título:

10 increíbles usos del semen que NADIE te había dicho.

Yo pensé que el artículo era de broma, y de hech…

La búsqueda del tesoro

Imagen
Después de un año sabático para mi blog, aquí estoy de regreso para contarles un poco de lo que hice durante el verano. Entre otras actividades, tomé fotos para armar un mosaico llamado La Búsqueda del Tesoro. ¿Yo tomando fotos? Sí, y la reseña dice así:

Tengo una historia triste con la fotografía. Estando peque, compré una cámara fotográfica profesional (según yo). Era una Canon EOS Rebel de 35mm. Comencé a tomar fotos, pero con lo que yo no contaba era con el precio. No solamente costó la cámara un ojo de la cara, pero cada rollo de 36 fotos, costaba alrededor de 60 pesos en aquellos entonces, y el revelado e impresión otros 80 pesos. ¡Carísimo!

Era historia de cada rollo, que por querer aprovecharlo pasaban semanas o meses, hasta que me terminaba las 36 fotos, o que me emocionara y me acabara 3 rollos en una noche. Lo peor, es que yo tomaba mis fotos, y no había forma de saber cómo habían quedado en el momento. Tomaba las fotos y tenía que esperar, y esperar, siempre con los dedos …