Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2010

El ataque de las tetas vikingas. Tercera parte y final.

Segunda parte aquí

(Continuación)

Un mensaje de texto, en el teléfono de mi novio, con una foto de una chica mostrando sus tetas. Pero, de seguro le mandaron un mensaje de broma, pensé. ¿Quién consideró pertinente enviarle una foto en topless? En eso, llegó otro mensaje con otra foto. La misma chica sonreía con los labios en mueca de beso, vestía una playera escotada color rosa. ¿Qué pedo? Abrí los otros dos mensajes, ambos en noruego. No entendí nada. Ya estaba molesta. Intenté acercarme a Rodrigo una vez más, el seguía en lo suyo en la lucha con sus amigos. En eso, la chica con la que me había charlado antes, regresó del baño. Se había ido a cambiar, ya no estaba vestida de árabe, traía una playera color rosa.

¡Era la puta chica de las fotos!

Tenía dos opciones:
a) Quedarme callada.
b) Hacer un tango como sólo las latinas somos famosas por hacerlos.

Pero, pelearse estando sobria con tu novio ebrio, me pareció muy idiota. A pesar de todo, la noche me había demostrado que tan extraña…

El ataque de las tetas vikingas. Segunda parte.

Imagen
Primera parte aquí.
(Continuación)

Al bajarme del auto, lo único que podía pensar era en el maldito frío. Ingenua de mí, no sabía que años después me congelaría a -25°C. En esas épocas -5°C me parecía el fin del mundo en congeladés. En esta fiesta alcancé a reconocer a casi todos. Si bien estaban todavía en etapa congruente, ya estaban bastante ebrios.

El verdadero shock fue ver que todos estaban disfrazados de árabes. ¡Que bien! Dirá quien me lea, el detalle es que las mujeres estaban vestidas de hombres, y los hombres de... ¿eran mujeres? El anfitrión, a quien llamaremos Alejandro, nos recibió en la entrada. Alejandro tenía la nariz y boca cubiertas por un velo de tul rosa. Vestía top morado, falda a la cadera y calcetines. Cuando por fin pude dejar de ver sus calcetines, al levantar un poco la mirada, reparé en su ombligo peludo. Suspiré y decidí ponerme a charlar con quien pudiera con tal de no aburrirme. Había una chica a la que yo no conocía, me puse a platicar con ella y me co…

El ataque de las tetas vikingas. Primera parte

Imagen
Hace muchos, muchos años (tres). En una tierra muy lejana…



Era la noche del 31 de diciembre, nos invitaron a pasar año nuevo en casa de, vamos a ponerle Lestat, porque su nombre real es nombre de vampiro de Anne Rice. Lestat es amigo de Rodrigo. Yo era la única mujer en la reunión, y como nueva que no hablaba el idioma, tuve que aguantar estar ahí sentada mientras todos charlaban en su dialecto. Sin perder el tiempo, como buenos vikingos empezaron a tomar, la mayoría eran cervezas aunque hubo quien llevó otras cosas. Por la docena cerveza, se les quitó lo tímido y empezaron a charlar conmigo. Hago el paréntesis para contarles que esa parte de la cultura noruega sigue molestándome. La gente normalmente no me dirige la palabra, según esto porque les da pena. Pero cuando están ebrios, TODOS quieren hablar conmigo, y a mi me choca lidiar con borrachos.

En fin, me la pasé regular. Salimos a ver los fuegos artificiales de la media noche, nos felicitamos por el año nuevo, etc. Yo no tomé…

21 mil pollos

Imagen
Vista de la granja desde el cuarto de monitoreo. En esa ocasión recibieron 21 mil pollitos que ya se alimentan.
Desde que llegué a Noruega, he notado ligeros cambios en mi cuerpo. Si bien no soy esbelta, ya no parezco tanto un tamal mal amarrado (nótese el "tanto"). Es casi posible adivinar en donde debería estar mi cintura, y eso no había sucedido en años. No estoy delgada, pero ciertamente he bajado de peso; y ya no estoy tan deforme como cuando llegué a Escandinavia.

Rodrigo también lo ha notado, y como buen nacional me dice que se debe a que como cosas diferentes y naturales. Tal vez tiene razón. Según me cuenta, en Noruega está prohibido engordar con hormonas a los animales, o crear mutaciones genéticas con el fin de que pesen más o sean "mejores" como pasa bastante en América. Tomemos como ejemplo el pollo. Mientras en México un pollo comprado en el súper es grandote, pesado y amarillo, aquí son muy chiquitos. Notablemente pequeños en comparación.

Afortunadam…

Acúsome

Imagen
¡Acúsome de que soy mala, muy mala!




Mi post del primero de abril, fue escrito como broma. Acúsome también, de que no fue la única broma que hice ayer. Les mandé mensajes de texto a mis amigos y conocidos diciéndoles que sentí un llamado divino, y que me convertiría en monja. A otros les dije que me iría a Australia a rescatar una ballena atrapada. En fin, se dan una idea de lo diabólica que anduve ayer. Eso sí, me divertí bastante. 


Creo que vale aquí un paréntesis para contarles de Rodrigo. El es orgullosamente ateo, no cree ni en el niño de Atocha. La única creencia que tiene es sobre la suerte, según él tiene muy mala suerte siempre. Hace dos años fue a Paris para el Blizzard Invitational en donde anunciaron Diablo III, y desde entonces no soporta a los franceses. Dice que es la gente mas mamona que ha conocido en su existencia. Así es que dudo muchísimo que algún día le de por irse a vivir a Francia, es mas, ¡dudo que pueda convencerlo de ir de vacaciones aunque sea!


Tampoco fui la ú…

Adios Noruega

No había escrito, lo sé. Las palabras las tenía guardadas en el fondo de mi garganta y no lo quise creer. Me hice tonta, como decimos en mi patria. Pero ahora, ya es ahora inevitable.
Me voy de Noruega, estoy harta del frío, estoy harta de la burocracia y de todo en general. Podría aguantar muchas cosas, pero lo que pasó hoy es demasiado.
Lo que pasó, es que Rodrigo resultó no ser lo que yo pensaba. Resultó ser un fanático religioso. Según él, por una visión que tuvo mientras se daba un baño, debe dedicar su vida a dios, y por tanto quiere quen nos mudemos a Paris. Poner en primer lugar una "visión", en lugar de lo que yo pueda necesitar o creer, es demasiado. Simplemente: no.
No pienso irme a París, no pienso seguirlo. No creo en las visiones, y mucho menos si te dicen "ven a vivir a París". Me regreso a mi patria, y ya veré que pasa después. Hay momentos importantes en la vida de todos, este primero de abril lo es para mi.