Fin de semana


Así lucía yo el lunes por la mañana.

El pasado fin de semana tuvo de todo menos aburrimiento. Hubo drama, misterio, sol, risas, cambio de casa, fiesta, compras, cruda, cine, lluvia y hasta comida chilena. Así es que sin más, aquí les dejo la reseña:

El viernes amaneció soleado y salí de casa temprano, me fui de compras y por fin adquirí todo lo necesario para mi amiga del swap. Fotos próximamente. Más tarde, me encontré con Rodrigo en un restaurante de comida chilena y me atasqué un churrasco enorme y delicioso.

No me odien, pero estaba delicioso.

Saliendo de ahí, caminamos un rato y decidimos ir por un par de cervezas a una micro-cervecería. Es tipo Der Krug en Guadalajara, pero aquí se llama Mikrobryggeri y cuesta cuatro veces más, pero vale la pena. Al final me tomé dos cervezas lager de verano, que me gustaron mucho aún cuando soy fan acérrima de las stouts.

Clarito dice de donde me robé la foto

Saliendo de ahí, y aunque ya era tarde, se nos ocurrió revisar la cartelera y Brüno empezaba en menos de quince minutos. Apuramos pedaleo en las bicis, y llegamos justo a tiempo para comprar palomitas y ver la película.

¿Qué les puedo decir? A mi casi no me gustó. Me hizo reír un poco, pero nada del otro mundo. Muchas risas forzadas y demasiada locura en la pantalla. Es de esas películas con ideas que podrían haber sido muy graciosas, pero por alguna razón no lo fueron.

El sábado nos invitaron a una fiesta de cumpleaños. Después de decidir que la bicicleta era la mejor opción para acudir a la cita, llegamos a la fiesta con eso de las 9 de la noche y acompañados de vodka y dos botellas de vino tinto. La fiesta estuvo genial. Las chicas hablando su lengua materna, el español. Los maridos, en su mayoría noruegos, con sangre ligera y agradables. La combinación fue excelente, porque nos la pasamos a carcajadas mucho rato. También ayudó que las botellas de alcohol empezaron a vaciarse.


Al poco rato, empezamos a cantar con el Singstar, que es un karaoke. Después le seguimos con Spotify, y a eso de las tres de la mañana hicimos un cuarteto cantando Querida de Juan Gabriel. Fue ahí cuando me dí cuenta que la naca y cursi que llevo dentro aflora con más facilidad del otro lado del mundo.

En fin, bailamos largo rato hasta que la casa se empezó a cimbrar. Al principio nos asustamos y yo hasta pensé que había temblado y me estaba preparando mentalmente para un maremoto (tsunami para que se oiga chic). Nunca había vivido en puerto antes. En Guadalara está cabrón que te llegue la ola si el mar está a como cinco horas de distancia, pero aquí de seguro me mata la pinche ola verde. Sin embargo, después de unos minutos descubrimos que no había ocurrido ningún temblor, era el vecino de abajo que seguro se hartó de la fiesta que teníamos y puso sus bocinas tamaño diablo como diciendo: ¿Quieren música? ¡Pues tengan!


El trayecto de regreso fue bajo la lluvia. Resulta que otra pareja vive cerca, y nos regresamos juntos, cada quien caminando al lado de su bici. Porque si te descubren pedaleando tu bici bajo los efectos del alcohol, te quitan tu licencia de manejo y te multan. Aunque se trate de una bici.

El domingo, amanecí con una cruda de baja intensidad. El detalle fue que llegamos a dormir como a las 4 y media, y el teléfono sonó a las 8 de la mañana. Era el papá de Rodrigo, avisándonos que había conseguido un remolque del tamaño ideal para mudarnos, y que iría por nosotros en la tarde.

Verga y nosotros que no habíamos empacado ni un plato. El plan inicial era empacar el domingo y parte del lunes, para el lunes por la tarde llevarnos todo. Pero ahora, crudos y sin dormir teníamos que ponernos a empacar todo en tan sólo unas horas.

No me pregunten detalles, pero lo logramos. Esa misma tarde salimos de la ciudad para mudarnos al pueblito en donde estamos ahora, en donde nos recibieron con Sodd. Pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.

Comentarios

  1. Auch! se me antojó la hamburguesa y la cheve :P

    Pero lo que más me gustó fue esta cosa del LinkWithin XD (y)

    ResponderEliminar
  2. Orale con la "torta chilena" aqui en Puebla seguro se da un entre con las cemitas de 20 Cm de alto y Por cierto mañana inica la temporada de chiles en nogada gusta??
    Y que envidia irse de party en bici aqui ni soñando, en la primera esquina te salen 20 combis o 2 cacos para apañarte la bici y todo.

    saludotes desde la capital del camote.

    JCR

    ResponderEliminar
  3. Hahahaha, ha sido genial aquello de "la naca que llevo dentro" ;-)

    En mi caso ha aflorado con una desmedida atracción por los Tigres del Norte, hahaha, y después darme cuenta de que me sé varias de sus canciones. Y por algunas de las rolas más conocidas del TRI, OMFG, hahaha.

    En este lado del mundo también intenta imponer la vida en dos pedales, pero hay algo en contra: la gran mayoría de la gente que gusta de la bici y que defiende su uso a diestra y siniestra, son unos verdaderos iletrados de ciudadanía: van por las aceras en sentido contrario, les vale madres cuando dan la vuelta en las esquinas y escasamente circulan por la calle.

    Esto, no necesito decírtelo, provoca que los demás sintamos un total rechazo por ellos. No generalizao, pero es lo que me ha tocado vivir :p

    Un abrazo,
    Mac

    ResponderEliminar
  4. Aquï hay una microbrewery llamada BJ's y tiene las mejores stouts que haya probado.

    Esa pelïcula de Bruno no la vería ni aunque me amenazaran con un dildo enorme por detrás. Es muy racista igual que Borat.

    ResponderEliminar
  5. Hola FunkyPuma!
    Yo ando ahorita que vomito cheve... estoy cruda.. HELP

    Hola JESSE!
    Sí, en Guadalajara igual... primero lo matan a uno. Y de la torta chilena... sí! es lo mas parecido a comida mexicana que me he encontrado por acá.

    ResponderEliminar
  6. Hola MacVamp!
    Sí, es que eso de estar lejos de la tierra, lo hace a uno añorar hasta el reggeaton (ya me pasó anoche con la canción que según yo odiaba de la gasolina), qué se le puede hacer. Y de las bicis, es cierto, pueden ser molestas pero la menos no contaminan.

    Hola Shadow!
    Bjs eh? suena como blowjobs, chale y sigo de naca y ahora hasta alburera... Y sí, no pierdas tiempo viendo Bruno, mejor ve Hangover.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. No mames Liza, ni aunque vivas en un asteroide lleno de extraterrestres debes sentir nostalgia por la rola de la gasolina, aun cuando eso sea lo más cercano a algo "humano". A mí también se me sale lo naco, pero con Sir Joan Sebastian jajaja.

    Yo si quiero ver Bruno, es gay, idiota y nazi, obvio que como Borat, es de esas películas que ves una vez y ya. No? Y ya casi estrenan Hangover aquí.

    Saludos!!

    Flor con hueva de iniciar sesión.

    ResponderEliminar
  8. ¿Es broma cuando dices o das a entender que JUAN GABRIEL es "naco" verdad?

    Me parece gracioso que te "aflore" la nostalgia, o lo naco no se...

    Pero, es broma lo de Juan Gabriel verdad?

    ResponderEliminar
  9. Hola Anónimo #2,
    ¿Broma? Chin, pues con la forma que preguntas ya me da miedo contestar. ¿Qué tal que tu eres el mismísimo Juan Gabriel y vienes a leer mi blog (ajá, sigue soñando María) para decirme que tienes un montón de lujos y estilo...?

    No sé, la música popular en general puede ser naca, dicho sea la banda, el reggeaton, las cumbias, norteñas... lo único popular que yo no llamaría precisamente naco, es al mariachi y la música ranchera, porque es más bien música típica mexicana.

    Pero, yo sé, no está bien poner etiquetas. Pero la verdad, la verdad, cantando a Juan Gabriel me siento algo naquita.

    Pensamiento que llega con la edad: Uff, me acuerdo cuando en los 90s se peleaban en la radio sobre los fresas vs nacos. Que tiempos aquellos.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST

Pero... que pendejos y tapados están en Banamex