Pagan Poetry


Es domingo por la noche, estoy sola en casa. Mi día estuvo muy normal, lleno de colores y sabores. Rodrigo cocinó la cena de hoy, buscó videos de cómo preparar champiñones y cortes, así es que a eso se dedicó. El condenado no se moriría de hambre, si le diera por ser chef.

La primavera ya llegó. Todo Noruega está pintado de colores. El cielo es azul, las nubes son blancas, los lagos cristalinos y los árboles están llenos de verde. Mi jardín es una selva, que contrasta horriblemente con los vecinos, quienes pasan largas horas sin fin, arreglando sus preciosos jardines. Yo siempre dije que quería un jardín, y ahora que lo tengo, eso de la jardinería no me emociona mucho. Igual y es algo que llega con los años, la paciencia por las cosas verdes, así como la paciencia hacia el mundo en general.

Escucho a Björk: Pagan Poetry. Esa canción me recuerda precisamente a una persona que me lee. Porque ella decía que a su primer hija le pondría Björk. Al final, y al venir con los años, terminó poniéndole un nombre que no tiene NADA que ver con Björk, al menos no que yo sepa.

La música tiene un poder realmente fascinante. Es capaz de transportarlo a uno a otro lugar, y a otras épocas. Hoy que recuerdo a Björk, me acuerdo de lo que era de mi vida por ahí del 2000. ¿Quién era yo? ¿Qué hacía? Si les cuento, en serio que nadie me lo creería. A veces, ni yo misma creo que haya vivido tantas cosas en tan poco tiempo. Conocía a otras personas, mi mundo entero estaba en otro lugar.

Y la canción sigue: "... a secret code carved...". Mi vida sigue siendo un secreto incluso para mi, que según yo soy transparente. Pero en realidad, ni yo sé qué tanta cosa escondo. También la música provoca azotes.

Es tan extraño estar tranquila, años y años en los que cada etapa de mi vida tenía un drama gigante, y ahora todo está en paz, cuesta trabajo acostumbrarse. Me llena de recuerdos lindos el ver atrás, y ver que aún en medio de tanto remolino, siempre hubo quien me cuidara. ¿Y así no quieren que crea en alguna fuerza divina?

La verdad es que, ha llegado gente maravillosa a mi vida, justo cuando los he necesitado. Cuando pensé que el mundo se me cerraba, y fue mas de una vez, siempre llegaban a mi personas que valen muchísimo, pero su valor mas importante hacia mí, fue que aunque sin saberlo la mayoría, me inyectaron fuerzas para seguir adelante. Así es que hoy me acuerdo de todos ustedes, amigos, conocidos y allegados, que no serán mencionados por nombre en este blog. No los quiero sonrojar. Pero sin ustedes, no estaría ni en este mundo.

Gracias.

Comentarios

  1. Eres una persona bella, Dios te bendiga...

    ResponderEliminar
  2. Me quede con esa obsesion de toda la gente aqui de tener un jardin y pasarse las horas en el...aqui es lo mismo. Yo no encajo en esa categoria aunque admiro a la gente que tiene esa actividad. No me prende. Siento que es una actividad que te da para estar ocupado todo el tiempo, pero tambien siento de que la vida tiene algo mas que ofrecer que un goce asi, solitario y aislado del resto del mundo. Todavia soy latino y todavia siento el impulso de salir a la calle a ver gente. Y de hecho, mientras mucha gente corre los fines de semana a su "casa de Verano" y cultiva su jardin entre el silencio del bosque, yo prefiero quedarme en la ciudad y abrir la ventana del apartamento y oir el ruido y ver a la gente pasar. Cuestion de gustos. Y hay de jardines a jardines, esta el jardin leton, simetrico como ajedrez y el jardin frances, mas desmadre, artistico. Todo lo que nos guste esta bien. Bueno, casi todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST

Pero... que pendejos y tapados están en Banamex