Kan jeg hjelpe deg med noe?

Rodrigo y yo tenemos un pleito eterno. El nunca -o casi nunca- va de compras. Cuando ya no le queda de otra, va a regañadientes y le gusta que lo traten muy al estilo local, mismo que yo ODIO. Así con horrorosas mayúsculas.

Yo estoy acostumbrada a las junglas asfálticas. Lo común es entrar a una tienda a ver, si se te ofrece algo preguntas y ya. El vendedor puede o no saludarte, pero eso no impide que puedas ver lo que quieras en la tienda sin que nadie te moleste. Aquí se usa todo lo contrario.

- Cabe hacer un paréntesis para explicar que me refiero al pueblito en donde vivo, no a Noruega en general, en Trondheim no he visto que sea así y en Oslo el servicio al cliente es otro tema para blog por lo famosos que son por groseros, pero en fin. -

Imagina que entras a una tienda en este ranchito. Si eres el único cliente - que por lo general así es - el vendedor/a suelta lo que está haciendo y corre como por su vida, a preguntar la ensayadísima frase: Kan jeg hjelpe deg med noe? - ¿Le puedo ayudar en algo?





La forma y modo de correr en cuanto entra un cliente, es altamente parecida a la de Mrs. Lovett en la película de Sweeney Todd. ¿La han visto?



Comienza la música:
A customer!?
Wait! Where's your rush? Where's your hurry?
You gave me such a fright,
I thought you was a ghost,
Have a minute, can't you sit! Sit you down, sit!
All I meant is that I haven't seen a customer in weeks,
Did you come in for a pie sir?

Y entonces la conversación es así:
VENDEDOR: Hei! Kan jeg hjelpe deg med noe? - ¿Te puedo ayudar en algo?
CLIENTE: Nei takk, skal bare kikke litt. - No gracias, solo quiero mirar un poco.
VENDEDOR: Bare spør hvis du lurer på noe. - Hazme saber si necesitas algo.

Cada que entro a una tienda, no importa la tienda, es exactamente lo mismo. ¡Lo odio! ¿Qué rayos le voy a preguntar a una vendedora en una zapatería?

- ¡Hola! Busco unos zapatos lindos de exactamente MI gusto, que me enamoren, que tengan unos tacones altísimos pero que se sientan como chanclitas para andar en mi casa, que combinen con lo que me pongo cada que esculco mi closet y no encuentro qué ponerme, ah, y que estén en barata y no exceda de 99 kr el precio.

Ni siquiera YO sé lo que busco cuando entro a una tienda. ¿Qué se supone que uno va a las tiendas a ver qué tienen - y luego decidir si uno quiere comprar? En varias ocasiones he sacado lo sádico que llevo dentro, y en serio les pregunto lo que busco. Obvio: NUNCA tienen lo que yo quiero. Mis actos de sadismo me han llevado a preguntar por:

  • Zapatos en color piel, con la punta de color negro y tacón del 10. -No tenían.
  • Productos MAC en una tienda de cosméticos. - No tenían.
  • Cake-liner en otra tienda de cosméticos. -Me dijeron que no tenían y cuando yo me metí a esculcar fui a enseñarles que SÍ tenían de la marca Make Up Store, ¡la cara de la pobre vendedora!.
  • Batería adicional para el celular en forma de cubierta. - Obvio que NO tenían.
  • Una cubierta para el celular con la bandera noruega/Hello Kitty.- No tenían. 
  • Una bolsa marca Kipling. - VENDEDORA: ¿Qué es Kipling?

¿Soy la única que mantiene la eterna conversación de arriba? No, ya me he quedado en las tiendas varias veces mirando un rato, y cuanta persona entra es casi lo mismo. Es altamente posible aprenderse de memoria esa conversación y sobrevivir en las tiendas sin mayores problemas. Unos pocos sí preguntan por algo específico, pero la inmensa mayoría que yo he visto, sólo quieren ver qué hay en las tiendas. ¿Qué necesidad de sacar a Mrs. Lovett y su tono maniático de atender?

¡Ah! Pero también hay otra cara de la moneda. Cuando ya tienen un cliente, entonces desaparece Mrs. Lovett y... ¡ni siquiera te saludan! Nada de buenos días, buenas tardes, buenas noches. Cero "momentito y le atiendo". Nada, te ignoran como si no estuvieras ahí, ni cruzan la mirada contigo. Si tenías algo urgente que preguntar, te jodes porque hasta que terminen con el cliente anterior (con el que seguramente tendrán una larga conversación sobre el clima y cuanto esperan irse a su cabaña a estar solos el fin de semana) hasta entonces te atienden.

Lo triste de éste método es, que al menos yo sigo viendo las tiendas la mayoría de las veces. Pero la mayoría de los clientes a los que les dicen que no tienen lo que buscan, salen de la tienda y no ven ni siquiera lo que ya hay. La vida de las tiendas de por aquí no es muy larga, sólo las que son cadenas han sobrevivido (mas o menos), pero las demás se la pasan en un eterno ciclo de Inauguración -> Quiebra. Curiosamente, las tiendas grandes que sobreviven con los años: Cubus, H & M, Lindex jamás corren a preguntarte qué es lo que quieres, te dan los buenos días/tardes y si les preguntas algo, te atienden con absoluta amabilidad. ¡Qué diferencia!

Yo sé que no soy el cliente normal, que la mayoría de los habitantes de éste pueblito van a una tienda y esperan que se les atienda al estilo de Mrs. Lovett. Que a ellos tal vez sí les pueden ayudar con sus compras y son felices por ellos. Pero no deja de frustrarme que siempre me pregunten lo mismo, y yo contestarles diario lo mismo. Yo sé que es una señal de excelente voluntad por parte del vendedor. Pero la verdad es que no entiendo la costumbre, que según yo creo, les afecta más de lo que les beneficia.

Comentarios

  1. jajajaja "qué es Kipling?" ternurita :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja! Y lo peor es que era en una tienda especializada en bolsas, tampoco fui a preguntar a una farmacia. :P

      Eliminar
  2. Jajaja ahora sí que ni tan tan, ni muy muy! A mí también me molesta que estén encima tuyo, porque además hay quienes no sólo te preguntan, sino que andan detrás tuyo por toda la tienda 'por si se te ofrece algo'... grrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que desespera? Que gusto leer que no soy la única!

      Eliminar
  3. Bueno, en Morelia me pasa lo mismo andaba buscando unas botas y las vendedoras acosaban preguntando si podían ayudar en algo para luego responder que no tenían de mi número o del color que quería :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo peor, que luego les preguntas en serio lo que traes en mente y no lo tienen! Ya ves? Tendrás que sacar el sádico que llevas dentro como yo y pedirles cosas que sabes que no van a tener. jaja

      Eliminar
  4. A mi me desespera eso que dices que ya cuando tienen a un cliente, a uno ni lo pelan y no es como que tengan muchos dependientes. Digo, está padre que te atiendan y te den tu tiempo pero te hacen la platica y pues luego uno trae prisa y nomás quiere pagar e irse porque se le va el metro/bus/etc.

    Me ha tocado ver esas pláticas entre cliente/vendedor con Leonardo. Digo, en esos momentos no tengo prisa y no me desespera, es más como ver un ritual sueco de compra/venta pero creo que mi mexicaneidad (?) no me permitiría hacer eso porque nomás no me sale. O al menos, hasta ahora.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST

Pero... que pendejos y tapados están en Banamex