Loca

Sin excusas o pretextos, les voy a contar las razones de mi ausencia en blog, messenger, E-mail, Twitter, Facebook, etc.

En cinco pasos.
1. Me volví loca.
2. Estuve muy cerca de regresar a mi patria.
3. Odio el rechingado noruego (el idioma).
4. Odio los dialectos con todo el poder de mis tripas.
5. Llevo meses y meses sin hablar español.

La crónica.
Resulta que, como ya les había contado aquí mismo, me cambié de casa y de ciudad aquí dentro de Noruega. Como el primer paso es encontrar un lugar para vivir, pusimos manos a la obra y comenzó la búsqueda. Varios días, revistas, periódicos y visitas después, encontramos una casa que nos gustó. Empezamos a negociar con una abogada que estaba a cargo, y tuvimos que competir con un tipo que también quería comprar la misma casa. Al final, ganamos y la abogada nos dijo que el papeleo estaría listo al cabo de una semana. Ilusamente le creímos.

El papeleo tardó más de tres meses. ¿Por qué tanto? Porque la abogada olvidó, convenientemente por supuesto, mencionar que la casa estaba siendo rematada. El dueño anterior no pudo pagar su hipoteca y el trámite tarda, en efecto, más de tres meses.

Todo ese tiempo me la pasé en casa de mis suegros, en la punta del cerro, rodeada de bosque, sin coche y con el próximo pueblo a 25 kms de distancia. No creo que haya necesidad de explicar la razón de mi locura y ganas de regresar a mi patria. Mis suegros son personas adorables, pero eso de no tener ni la más básica libertad de elegir lo que quería comer, o de salirme a caminar a la calle porque tenían que llevarme explícitamente, me hizo sentir como león enjaulado.

Es necesario hacer un paréntesis aquí. En Noruega no se usa que si te dan un mal servicio te quejes, lo más que hacen los noruegos es levantar una ceja y presionar un poco... haciendo una llamada si acaso. Eso de llamar insistentemente, exigir un buen servicio o poner en entredicho la credibilidad de un abogado simplemente no existe, es escandaloso.

Me llené de frustración, grité y lloré, pero nada pasó. Fue aquí cuando casi me regresé a México. Me pasaba las noches despierta viendo videos y dormida durante el día, para no tener que convivir con nadie. Ya no aguantaba comer pan todo el día, vivir en una casa en medio del bosque en completo aislamiento, tenía ganas de matar a Rodrigo por no presionar a la abogada. Para colmo, no entendía nada de lo que decían, porque el dialecto de la región, trøndersk, es espantoso.

Al final, no pude más. Un día al salir de mis clases de noruego, me escapé y visité la oficina de la susodicha abogada, en contra de todas las reglas de etiqueta noruegas. Al presentarme, me dijo que no hablaba inglés, así es que tuve que iniciar la conversación en noruego para que no cerrara la puerta en mi nariz. Al minuto empecé a hablarle en inglés y como por arte de magia, resultó que me entendía. Le hice un melodrama en el que puse en entredicho su inteligencia, la llamé estúpida, lenta, mentirosa, timadora, ladrona, estúpida una vez más, y la amenacé con cancelar el trato completo si no tenía todo listo inmediatamente.

Mi visita, que culminó conmigo diciéndole que ojalá se muriera de una verruga en sus partes íntimas, ocurrió un viernes. El lunes siguiente, Rodrigo recibió una llamada indicándonos que ya estaba todo listo, y que no había necesidad de que yo visitara de nuevo la oficina.

Ya cumplimos semana y media en la nueva casa. Poco a poco recupero mi cordura, pero ha sido muy difícil. Esa lentitud noruega, que está acentuada en un 500% en la región, es muy desesperante para alguien como yo. En fin, a quien haya leído hasta el final, gracias por leer mis melodramas. Ya volveré a poner babosadas, como de costumbre, ahora que recupero un poco de normalidad.

Comentarios

  1. Que bien que estás de regresooooo!!! y que mal esa abogaducha, mira que en todos lados son CANGUROS, yo creía que nada mas acá... y que bueno que fuiste a darle una lección de buena mexicana y quejarte!!... un beso y bienvenida de nuevo ya te extrañana y que bueno que estás bien. Besos!!!!

    ResponderEliminar
  2. Aquí en Bruselas he visto a viejitas hacer panchos porque el camión no se alineó a la banqueta a la hora de hacer parada, así que imagínate el grado de paciencia que tienen. Qué bueno que te pusiste a la abogada en su lugar y qué bueno que ya estás de regreso en el blog.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Nena, me alegro que las aguas hayan vuelto a su cauce ;-) La paciencia no es una de nuestras virtudes, eso está claro, pero no se vale que haya personas que nos quieran ver la cara sólo porque es "costumbre".

    Y una que a veces cree que las cosas son mejores en Europa del Norte :P De verdad, que nos hace falta vivir ahí para comprobar que no todo es idílico o cuasi perfecto :P

    Te envío muchos besotes y abrazotes y espero que sigas con este blog para que al menos te desahoges en tu lengua natal, que seguro las emntadas de madre en noruego no suenan igual ;-)

    Mac (sobrellevando una gripe rara que el médico asegura que no es A :P)

    ResponderEliminar
  4. No por ser los países nórdicos tan organizados y civiles están excentos de errores o malos servicios como este.

    Cierto es que no están acostumbrados a las quejas, como tú bien dices sólo levantan la ceja y a lo mucho refunfuñan algo entre dientes... Pero cuando alguien se queja, alega o como quiera que sea los saca de su esquema, se desviven por solucionarte el problema, conclusión:

    QUEJATE, QUEJATE, QUEJATE, QUEJATE...

    Es lo que yo he aprendido a lo largo de los años en todos los países, con toda educación y decencia pero con firmeza quéjate, si no te quejas no obtienes lo que quieres o lo que te ofrecieron...

    ResponderEliminar
  5. Ya lo dice el viejo y conocido refrán: "El que no llora no mama"..

    bienvenida de nuevo. XD

    ResponderEliminar
  6. Creo que ya habías mencionado antes que los noruegos son muy pacientes, pero es dificil de imaginar porque aquí y en México eso no existe.
    Si se tardan más de 2 minutos en atenderme en el Mcdonalds ya ando gritándole al supervisor en turno.

    Y eso de estar "arrimado" en casa ajena (como dijera mi abuela), es lo más espantoso. Te entiendo perfectamente.

    Besitos, sexy

    ResponderEliminar
  7. jaja, mira nomás, y yo que creí que allá la lentitud y burocracia no existían, en fin, felicidades por la nueva casa y ánimo!

    ResponderEliminar
  8. pues que bueno que te animaste, yo no hubiera tenido tanta paciencia jajajaja
    ya le hubiera gritado desde la 1era semana

    ResponderEliminar
  9. pobre de ti :( ya me imagino la desesperaciòn!!

    yo vivo en Italia y pasè por algo similar cuando la casa en donde vivo ahora con mi novio no estaba lista entonces tuvimos que quedarnos por un largo periodo en la dependance de mis suegros que igual està en la punta del cerro y aunque es un lugar hermoso el hecho -como dices tu- de no poder salir cuando quieras a donde quieras es horrible...

    lo ùnico que puedo decir es que desde que nos fuimos a vivir solos la vida cambiò completamente y soy muy muy felìz :) ergo: espero que tu tambien lo seas ;)

    saludos!

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos!
    Muchisimas gracias por las porras y los buenos deseos, en serio que leer que a alguien mas le pasan las cosas me hace sentir mejor.

    En efecto ya me siento mejor con sus comentarios y ahora que ya estoy en mi propia casa sin escuchar noruego todo el dia...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Aparte no es como que estes pidiendo el oro de la virgen, estas exigiendo tus derechos y que la persona en cuesti´pon haga su trabajo correctamente!! A mi me pasa que me da pena quejarme, pero aca en inglaterra la gente se queja con o sin razón, pero es importante que si estas pagando, hagan lo que tienen que hacer!! Bienvenida de nuevo!!
    Y ay ni digas de los suegros, que cuando nos vayamos a alemania, vamos a ener que estar ahi con los suegros un tiempito, snif

    ResponderEliminar
  12. debi haber aprovechado tu locura para conminarte a dar boob flash...diablos!!! pero que bueno que ya saliste de tu aislamiento involuntario.

    ResponderEliminar
  13. me agrada leer tus anécdotas...(se que no debo reír por que en verdad sucedió pero no lo pude evitar) que bueno que estas de vuelta al mundo.
    saludos.

    ResponderEliminar
  14. Yo también he sido forastera en otros países (en mi caso Escocia, Alemania e Inglaterra) y se lo que es tener que pasar por este tipo de cosas. Me alegro que se solucionase todo, felicidades por tu nueva casa!! y mucho ánimo aprendiendo noruego que tiene que ser requete difícil.

    ResponderEliminar
  15. Liv!!! YO también me habr+ia puesto loca lista para La Castaneda!!! Cuando extranies el espaniol nada mas márcame, seguro que te sale mas barato hablarme a mi que a alguien en mexicolandia. Mandame un mail y te paso mi número =)
    animo!!!! animo! animo!

    ResponderEliminar
  16. Los nordicos carecen de la sangre caliente que los "latinos" tenemos de mas. Por esos se pasan largas tardes viendo telenovelas latinoamericanas y preguntando a cada rato si de veras somos asi. En estas latitudes, la gente es basica y rutinaria a muerte. Mi suegra por ejemplo, esta acostumbrada al bano semanal,las cortinas corridas, la luz apagada hasta que ya no se ve nada, el mismo menu diario, el silencio...Por no decir dias y dias de encierro solo roto por salidas a la calle solo cuando ya no se puede evitar el Mundo externo. A veces vivir en estos lugares para un mexicano es una prueba de cordura. Como terapia veo futbol por TV Azteca, compro cerveza Corona de vez en cuando, aunque salga mas cara, escucho cualquier estacion de radio mexicana, o por lo menos veo "Guerra de Chistes" en You Tube...de perdida. :). Cualquier cosa por evitar el "breakdown". En fin, dicen que lo que no mata fortalece, no?

    ResponderEliminar
  17. Jajajaja No me río de ti Liv, sino de la similitud de nuestras circunstancias. Claro, mis suegros no viven en medio de la nada pero poco falta y como tú también sentía que perdía más cordura de la que de por sí no tengo. Pero no hay mal que dure cien años y como tú estoy ya estrenando casa, aunque en Estocolmo los trámites son muy rapido, tuvimos que esperar un mes para que salieran los inquilinos y otro más para arreglar detallitos y bueno...a diferencia de ti....yo sí que corrí a Guadalajara y volví cuando ya estuvo todo listo...qué concha no? y que rollote...chau...un beso y feliz de todo.

    ResponderEliminar
  18. En Letonia el dominio de los landlords alemanes parece que dejo marcada la mentalidad austera retratada en "El Mundo del Ayer" de Stefan Zweig. Pero en general estos pueblos carecen de la vitalidad que tienen pueblos como el mexicano. Aqui, incluso en medio de la ciudad, la rutina, el aislamiento son el dia a dia de esta gente. No dejes que tu lado artista se moche por estas latitudes. Estamos en tierras del pensionado estepario. Cuidado :)

    ResponderEliminar
  19. Creeme que no eres tu sola a mi me pasó lo mismo aunque no nos tardamos tres meses sino un mes y casi enloquecí cierto pero bueno ya pasó..
    Lo malo de estos precesos no..
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. jaja sacaste el carácter perrucho de los latinos y alegón de los mexicanos jajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST

Pero... que pendejos y tapados están en Banamex