Bici y bombones


Al recorrer las carreteras en ésta época del año, es muy común ver bombones regados por todo el paisaje. Es pasto empacado en bolsas de plástico color blanco, al que le añaden un líquido especial como conservador. Así dura todo el invierno, para alimentar a las vacas.

El verano sigue aquí pero de forma extraña. Llegó una onda de calor hace unas semanas, que nos tenía maldiciendo a toda hora. No se podía dormir en las noches, tenía uno que bañarse tres veces al día. Pero al cabo de unos días solamente, la temperatura bajó otra vez y empezó a llover. Los últimos días han estado raros, amanece soleado pero en la tarde hay una lluvia ligera. Lo bueno, es que todo sigue verde y lleno de flores, para deleite mío.

Éste verano adquirí una nueva libertad, me compré una bicicleta. Fue un pedo encontrarla porque yo la quería barata, atributo que ninguna bici nueva cumpliría y menos en este país de primer mundo. Pero, después de buscar por días en sitios de clasificados, tuve éxito. La historia de cómo la encontré es curiosa, y se las voy a contar, ahora sólo imagínense el tono místico para darle el dramatismo adecuado.

Después de días que se habían convertido en semanas de frustración, ya me sabía todos los clasificados de bicicletas por la zona. Algunos me recomendaban comprarme una bici nueva y barata, hubo quien me dijo que fuera a Suecia a comprarla, otros me recomendaron ir a las subastas de la policía, y aunque seguí el consejo de todos al menos informándome sobre lo viable de las opciones, nada. La subasta de la policía había pasado ya, ir a Suecia sin coche pues no, los clasificados con bicis viejas y caras, y las bicis nuevas y baratas parecían hechas de hojalata.

Una noche, después de haberle dado una vuelta a todos los sitios durante horas, me fui a dormir francamente frustrada y enojada. Antes de dormir pensé en eso de la ley de la atracción y su veracidad, me reí de lo ilusa que soy y me dije: "Si es cierto que existe tal cosa, quiero una bici de color morado, de buena marca, en buen estado, que no pase de las 800 coronas, con canasta negra y no tan alta, para poder meter el pie por si pierdo el equilibrio en lo que aprendo a usarla". Al día siguiente, encontré una bici con TODAS esas características en Hell, un pueblito del que ya les he contado antes. Pagué tan sólo 600 coronas.

Esta foto la tomé el día que compré la bici, en el puente de Hell.


Al día siguiente, fuimos a una fortaleza que tiene una vista linda de la ciudad.

Desde que tengo mi bici, salgo casi todos los días a dar paseos por la ciudad. Si hay algo que reconocer de aquí, es que hay montones de vías especialmente para ciclistas. Ya no dependo del transporte urbando y ando para todos lados aunque ya me he perdido en más de una ocasión. Lo mejor, es que cuando me pierdo, termino conociendo más lugares y me ubico más a la hora de salir.

Comentarios

  1. ... se me antojaron los bombones... pero más se me antoja irme a un país como Noruega, la verdad que qué escenarios tan padres

    por cierto, cómo es que llegaste allá? (y no me refiero al medio transporte, jaja)

    no me podrías importar como artesanía mexicana? jua jua

    ResponderEliminar
  2. Me acordé de un chiste:
    pasa un niño por el cuarto de su mamá y la ve en la cama desnuda, tocandose el cuerpo y diciendo "quiero un hombre, quiero un hombre".
    al día siguiente pasa el niño y ve a su mamá en la cama con un desconocido.
    El niño se va corriendo a su cuarto, se quita la ropa y dice: "quiero una bicicleta, quiero una bicicleta" :D

    ResponderEliminar
  3. jejeje es curioso que a veces funciona eso de ponerse terco y pensar en algo muy, muy claro; a mi me ha pasado varias veces.
    Felicidades por tu bici,

    los bomobones, qué curiosos!

    ResponderEliminar
  4. Hola FunkyPuma!
    Pero, fuiste hecho a mano? al contrario no?? jaja...

    Hola Shadow,
    Ya ves? funciona, voy a seguir haciendo el intento con mas cosas.

    Hola Implicada,
    Mira, pues parece que o es una gran gran coincidencia, o eso de la ley de la atraccion funciona, al menos en bicis.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Vi en varias veces la foto de los bombones en google reader antes de leer el post con calma... me preguntaba el secreto de tal cosa, si sería una foto editada y con qué objetivo o.o

    La ley de la atracción funciona de verdad =3 no hay que dudar en ello. Creo que lo que más nos falla a muchos es definir claramente lo que uno quiere, después de eso, lo demás llega solo. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  6. Muy lindo tu blog. Yo siempre me había preguntado qué diablos eran esos bombones, gracias por despejar la duda. La Ley de la Atracción es totalmente cierta, a mí me funciona todo el tiempo. Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Yueni!
    El detalle es que funciona a veces sí, a veces no... sigo sin volverme millonaria!!

    Hola La D,
    Gracias por la visita .. :) Ya ves, esos bombones raros también me sacaron de onda cuando vine por primera vez.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST

Pero... que pendejos y tapados están en Banamex