Una mente sin recuerdos


Como dijeran en el célebre churro Matrix Reloaded. Algunas cosas cambian, pero otras no. De pequeña me gustaba escuchar el mismo cuento una y otra vez, y ahora que ya crecí no me canso de ver una película que me guste mucho, puedo verla hasta aprenderme los diálogos. Éste es el caso de Eternal Sunshine of the Spotless Mind, con Kate Winslet y Jim Carrey. La he visto muchas veces y no me canso porque me encanta la trama, el guión, los actores y sobre todo el cuestionamiento que plantean: ¿Qué pasaría si pudieras borrar partes de tu memoria? ¿Serías feliz evitando lo doloroso? ¿Volverías a cometer los mismos errores?

Aunque me encantaría poderme poner esos colores en el cabello como Clementine, en realidad nunca me he sentido identificada con ella. Lo que me cautiva es la forma de narrar la historia, y esa eterna incógnita que viaja a lo largo de la película, se desenvuelve y nos atrapa, haciéndonos dudar si en realidad nos negaríamos a borrar recuerdos malos o traumáticos. De acuerdo a la película no aprenderíamos de nuestros errores y los volveríamos a cometer, porque son lecciones que quedaron al aire en nuestro afán por borrar lo traumático. Pero, ¿realmente sería así en la vida real?

No es que me haya levantado con mi lado filosófico a flor de piel, sino que hoy leyendo artículos en la red, me encontré con que en la BBC publicaron los resultados de una investigación en la que intentan borrar solo parte de la memoria a un ratón, y mejor aún, lo logran. Entonces la trama en la que puede haber una empresa como Lacuna Inc que se dedica a borrar pasados tormentosos toma tintes futuristas más allá que de ficción. ¿Qué clase de memorias querría yo borrar de mi cabeza?

Tal vez tenga que hacer primero un gran trabajo de investigación dentro de mi propia cabeza, ya que le tengo terror a volar. No sé los motivos, y a la fecha sigo sin saber porqué de una día para otro me moría de miedo al subirme en un avión, pero es un martirio para mi viajar y felizmente compraría un boleto en barco para cruzar el Atlántico cada que tengo que viajar, sin embargo, no puedo.

Muchos me dirán que al viajar con frecuencia se disipa el temor, que debido a lo largo de los viajes de un continente a otro dejan de ser traumáticos con el tiempo. Pero todo ésto a pesar de ser lógico, no me ayuda en nada. Porque mi miedo no sabe de razones, simplemente existe y revive cada que piso un aeropuerto. Es por eso que se llama miedo irracional.

Charlando sobre éste tema, me comentaron de un episodio en el que Dr. House arregla un problema de memoria con unos electrochoques. Si ya considero a éste "doctor" un salvaje, el leer la reseña de ese episodio no ayudó. Lo bueno es que hay un médico que concuerda conmigo y, aunque le gusta la serie, tiene un sitio web en el que discute sobre la veracidad de los tratamientos médicos en la serie.

Para aliviar mi temor a volar tal vez debería ir con el Dr. House para que me haga una lobotomía, sería igual de eficiente que el capitán Cavernícola con su garrote. Aunque tal vez y para ahorrar decida ir al IMSS, en donde sin necesidad de garrotes o lobotomías, te dejan eficientemente madreado y traumado para que no se te olvide el tratamiento y te dé miedo ir a buscarlo otra vez. Algo que NO me gustaría que me borraran de la mente, es que las Chivas ganaron el clásico hace rato.

Comentarios

  1. Mija, es una falta de respeto que digas que es un churro la de matrix reloaded.
    La neta es que ir al IMSS es una proeza digna de ser narrada como una aventura epica, alguna vez has intentado ir?

    ResponderEliminar
  2. Ay claro que no, Matrix Reloaded es un mega CHURRO, si hubiera querido una clase barata de filosofía me hubiera puesto a leer algo al respecto, y no ir al cine a ver una película que prometía patadas.

    Yshhho en el IMSS? Pero claro que no.
    Jajaja..

    ResponderEliminar
  3. Suena bastante atractivo eso de que pudieras borrar recuerdos de tu memoria.
    Imagínate que pudieras borrar cuando en la secundaria te pasó algo vergonzoso o a ese novio que te hizo la vida de cuadritos, pero creo que no sería tan lindo como se oye.
    Lo que somos, la forma en que pensamos y como enfrentamos la vida, es el resultado de nuestras experiencias, buenas o malas. Asi que es mejor aprender a vivir con esos recuerdos molestos o dolorosos. Ni modo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. a mi tambien me encanta esta película

    ResponderEliminar
  5. A todo mundo le gustó la película. A mí no :).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST

Pero... que pendejos y tapados están en Banamex