Pero... que pendejos y tapados están en Banamex


A manera de prólogo explico rápidamente que no tengo planes de cancelar tarjetas de crédito en México, hice sin embargo un cambio de domicilio a casa de un familiar para que el banco tenga esos datos y piense que vivo ahí. Me gusta seguir siendo sujeto de crédito en México, ya que uno nunca sabe para qué le puede resultar útil.

Pues bien, el asunto está así:
Llamé a Banamex para hacer mi cambio de domicilio, sin embargo no pudieron hacerme el cambio debido a que en esos momentos mi nueva tarjeta B-Smart venía en camino ya que estaba a un mes del vencimiento. Debido a políticas de Banamex, no pueden hacer cambio de domicilio si no tienes en tus manos la nueva tarjeta de crédito así es que me pidieron esperar a que la recibiera. Pedí que me entregaran la tarjeta al domicilio de mi familiar (ya que todavía no podían ponerlo como oficial) y se hicieron los arreglos necesarios para recibir mi nueva tarjeta en el nuevo domicilio.

Se llegó el día de la entrega de la nueva tarjeta y firmé de recibido. Al marcharse el mensajero se me ocurre abrir el sobre y me doy cuenta de que por fuera decía mi nombre pero por dentro decía "Carlos Lopez" y era una tarjeta negra para tiendas departamentales. Les llamé a decirles que había recibido una tarjeta equivocada y me pidieron destruir la de Carlos Lopez y me prometieron que el sábado de esa semana me entregaban la nueva con mi nombre correcto.

Se llegó el sábado y pasó, y la nueva tarjeta nunca llegó. Hoy les llamé a pedirles informes de mi tarjeta y me informan que está destruida porque me buscaron varias veces en mi casa y no me encontraron. Al revisar la dirección a la que me la entregaron se trata de mi antiguo domicilio en el que OBVIAMENTE no me van a encontrar. Le explico otra vez a la tarada que me contestó (se llama Nancy dicho sea de paso) que ya no vivo ahí y que dí varias veces instrucciones especiales de que la entregaran en otro domicilio. Me pide disculpas pero me dice que ya ahora sí mejor me mandan mi nueva tarjeta a una sucursal. Como están muy apenados, me dice que la enviarán a la sucursal que yo quiera. Así es que ahora tengo que esperar 10 días naturales para que me entreguen mi nueva tarjeta.

En resumen por políticas y por pendejos tuvieron que hacer cuatro plásticos de nuevo solo por no poner atención a las instrucciones del cliente. Porque obviamente no me iba a dejar que me cobraran el plástico nuevo, al menos no tuvieron el descaro de sugerirlo.

Comentarios

  1. Los bancos mexicanos o que operan en México constituyen la colección más depurada de la estupidez, la irracionalidad y el sinsentido del que somos capaces los humanos. Si hubiera concursos de estudipidez, los perdían por estúpidos...

    ResponderEliminar
  2. Le doy toda la razón mi muy estimado colega en el arte de odiar a los bancos.

    Lo que faltaría es que me volvieran a mandarme a la sucursal la tarjeta del tal Carlos. Si lo hacen soy capaz de que voy y la atasco en algún centro comercial.

    ResponderEliminar
  3. María Querida:
    Todos los bancos son rateros y estúpidos. Saludos a Don Caracol por sus sabias palabras.

    ResponderEliminar
  4. Tsk Tsk,

    Aquí la única que le puede decir caracol soy yo. Y sí, los bancos son una bola de pendejos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST