Cosas del destino

Dicen por ahí que el destino tiene varias formas de anunciarte sus planes si es que te pones alerta a entender las señales con tiempo, y parece que esta no va a ser la excepción.

No, no me mal interprete usted, yo no creo en esas cosas de que el destino está escrito al contrario, creo que el destino lo hacemos a nuestro antojo y de acuerdo a nuestras ganas o nuestra flojera.

Basta de filosofía y volvamos al tema principal, mi destino. Mi destino es que debo tener un Ipod Touch, y ya tengo dos semanas obsesionada buscando toda la información que puedo encontrar para avalar mi compra, y anoche llegó en la forma de un amigo... después de charla sobre como será la vejez, sobre Amsterdam y sus vitrinas y sus cafés olorosos a mota, se le ocurre pronunciar estas palabras: "ya te presumí mi ipod touch?". Me dió justo en el clavo, estuve jugando con el aparatejo ese durante un rato, y hasta nos conectamos a ver videos de youtube por medio de la red del café/bar en el que nos escontrábamos.

Es el destino, TENGO que comprar uno para mi solita.
Habrá que ver las tonterías que se alojan en mi cabeza cuando mi shuffle se descompone.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST

Pero... que pendejos y tapados están en Banamex