Compras en enero

En Guadalajara yo siempre tenía la costumbrita de irme de compras navideñas en enero, y aquí al parecer no va a ser la excepción ya que mañana me dispongo a ir con Wenche de nuevo de compras por el pueblito escandinavo. Navidad no solo tiene todo lleno de gente, sino carísimo y con el precio inflado, pero eso es del dominio público y al parecer también es un fenómeno mundial.

Ya solo me quedan unos días mas en este lugar de ensueño, hasta siento lástima de que ya me regreso a Oslo después de mis vacaciones de un mes por acá, ya que aunque Oslo es una ciudad y yo toda mi vida he vivido en ciudad, cosas como el tráfico son cosas que definitivamente NO extraño nunca.

En Guadalajara diariamente tenía yo que manejar una hora y media para ir y venir del trabajo. No tengo que recalcar que quedé hasta el gorro, y ya llegaba histérica a mi hogar y sin paciencia para nada. Aquí el tráfico es cuando te toca ver un auto del sentido contrario del camino y ya.


Hasta voy a recordar con nostalgia cuando llegando veía unas cosas blancas (como las de la foto) y no sabía que eran. Se trata de pasto conservado para que las vacas no coman alimento congelado.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Como enfriar un cuarto en tres patadas

Los numeros en LOST

Pero... que pendejos y tapados están en Banamex